Tarta “Merencrunch”

domingo, 1 de diciembre de 2013


Los que me seguís desde hace tiempo, sabréis que laboralmente he pasado una etapa muy difícil que me ha impedido continuar con mi labor en el blog. Desde aquí quiero agradecer todos los apoyos que me han llegado durante todo este periodo.
Hoy parece que todo está resuelto y volvemos al ataque. Lo hacemos con esta receta de creación propia que a su vez va a servir para celebrar nuestro 5º aniversario, que aunque fue en Octubre, no por eso vamos a dejar de celebrarlo.

Ingredientes:
Para el merengue:
300 gr. de claras.
125 gr. de azúcar.
Una pizca de sal.


Almíbar del merengue:


525 gr. de azúcar.
100 gr. de agua.
Para las capas:
9 obleas (Pan de ángel, lo venden en Mercadona)
300 gr. de chocolate con leche
4 cucharadas de aceite de girasol
 Para el baño:
75 gr. de chocolate con leche
50 gr. de mantequilla

Elaboración:

Primero prepararemos las obleas. Pondremos en un cuenco el chocolate con leche y el aceite de girasol, lo metemos en el microondas durante 30 segundos a media potencia. Repetimos la operación hasta que el chocolate esté fundido y bien mezclado.
Ahora extenderemos en una mesa las obleas y con una brocha de cocina le damos una capa de chocolate a cada una. Dejamos enfriar hasta que el chocolate esté solidificado. Luego repetiremos lo mismo por la otra cara.Yo lo he hecho poniendo un papel de hornear debajo para no mancharlo todo.
Ahora prepararemos un merengue italiano.
Necesitaremos para ello una batidora tipo Kitchenaids.
Pondremos las claras con la pizca de sal en el perol de la batidora perfectamente limpio y seco.
Colocamos la varilla y batimos a máxima potencia. Mientras tanto ponemos el azúcar con el agua en un recipiente al fuego, cuidando que este, no sobresalga por las paredes del recipiente, esto haría que tomara color e incluso que se nos quemara.
Hay que dejarlo hervir hasta que consigamos que llegue a los 121ºC. Para esto necesitaremos un
 termómetro con sonda, si somos cocinillas es una pequeña inversión (unos 30 €) que nos va a garantizar obtener el punto óptimo en esta y otras muchas cocciones.
Cuando las claras estén a punto de nieve añadiremos el azúcar en grano en forma de lluvia.
A continuación incorporaremos a las claras y sin dejar de batir, el almíbar, poco a poco, a chorro muy fino.
Mantendremos el merengue batiendo a media potencia hasta que enfríe. Este último punto es muy importante si queremos que el merengue conserve su textura y no se nos baje, aquí esta es el “truco”, la diferencia entre el fracaso y la “gloria”.
Ahora colocaremos en una bandeja donde vayamos a servir la tarta una oblea chocolateada, y con una manga con boquilla lisa pondremos una capa de merengue de un centímetro aproximadamente de grosor, repetir la operación hasta terminar con merengue. Tapamos con la última oblea.
Pondremos de nuevo en un cuenco el chocolate del baño con la mantequilla, aprovechando el recipiente de antes y si ha sobrado algo de chocolate lo aprovechamos. Derretimos en el microondas a potencia media, removemos muy bien.
Cubrimos la tarta con el chocolate y dejar que chorree un poco por los bordes.
Dejar reposar en la nevera hasta que quede bien fría en el interior.


Butifarra Chiclanera

domingo, 28 de abril de 2013


Este es nuestro primer embutido. Nos hemos decidido por la butifarra por dos razones primordiales; es de nuestra tierra y se adapta a nuestro clima, tan húmedo, inadecuado para la curación que requieren otros embutidos.
La tripa utilizada nos la han conseguido en una carnicería que también se dedica a la elaboración de embutidos. Además y necesariamente, necesitaremos un sistema para embutir,  hemos usado un accesorio de la batidora Kitchenaid,  aunque existen maquinas especificas para este fin, pero si no tenéis ninguna podéis usar un embudo con la salida ancha y mucha paciencia.
Esta receta va dedicada a mi alumno Oscar, quien me consiguió la tripa, ¡Gracias Oscar!

Ingredientes:

1 Kg. de carne de cerdo magra (pata).
400 gr. de tocino fresco.
4 dientes de ajo.
2 gr. de orégano.
2 gr. de canela molida.
2 gr. de pimienta negra molida.
25 gr. de sal.
Tripa.

Elaboración:

Cortar a cuchillo el tocino en daditos pequeños. Picar la carne y los ajos en una picadora con el disco más grueso. También se puede hacer a cuchillo pare requerirá más trabajo.
Pondremos ahora todos los ingredientes en un cuenco y lo mezclaremos muy bien y reservamos en la nevera hasta el día siguiente, moviéndolo de vez en cuando.
La tripa, si es salada, la lavaremos muy bien con abundante agua. Luego la pondremos toda recogida en el embudo como se ve en la foto. Empezaremos a meter relleno hasta que llegue a la salida, entonces amarraremos la tripa, si amarramos antes se nos llenará de aire. Ahora empezamos a rellenar, dándole el tamaño deseado, dejamos un trocito de tripa vacía al final de cada relleno para poder cerrarla y cortamos, amarramos y seguimos con este procedimiento hasta terminar con toda la carne.
Con una aguja fina de coser, pincharemos las butifarras para que luego en la cocción no se revienten.
Llevamos las butifarras a una cazuela con agua y cuando comiencen a hervir contaremos entre 30 ó 40 minutos según el grosor, yo les he dado 40. Una vez transcurrido el tiempo las escurriremos bien y las dejaremos enfriar colgadas del hilo, ya frías las dejaremos en la nevera hasta el día siguiente y ya las podremos consumir
Masa para embutir

La tripa recogida en el embudo antes de embutir. Aquí el embudo ya esta lleno de carne para no llenar de aire la tripa

Embutiendo y agarrando para que estén bien apretadas


Butifarras crudas 

En el agua para cocer

Flores de sartén

jueves, 21 de marzo de 2013



La denominación de Frutas de Sartén, obedece a la forma que adquiere la masa cuando se despega del molde y se fríe en aceite. Su origen se remonta al Oriente Medio y se introdujo en Europa por medio de los árabes que ocupan la península ibérica. En Al-Andalus se llamó "sopaipa" a la masa de harina frita y posteriormente enmelada, siendo el ascendente de todas las masas fritas como buñuelos, churros, tortitas, y tantos más.
Mariano Del Río

Ingredientes (para 15 unidades grandes):

Masa:
3 huevos.
250 cc. de leche.
175 gr. de harina.
La piel de 1 limón rallada.

Baño de miel:
200 gr. de miel.
100 gr. de azúcar.
100 gr. de agua.

Aceite de oliva para freír.
Molde de la flor.

Elaboración:

Poner todos los ingredientes de la masa en el vaso de la batidora y batir hasta que queden bien ligados. Pasar la mezcla por un colador chino para evitar grumos.
Llevar al fuego una sartén con el aceite suficiente para que cubra el molde de flor. Cuando esté bien caliente introducir el molde de la flor y mantenerlo el tiempo necesario para que se caliente, a continuación sacarlo y mojarlo hacia la mitad en el batido anteriormente preparado. Volverlo a introducir de inmediato en el aceite y mantenerlo hasta que la masa comience dorar. Cuando la flor mantenga su forma desprenderla con cuidado del molde moviéndolo de arriba abajo y mantenerla en el aceite hasta que esté bien dorada y frita por las dos caras. Retirar la flor del aceite, colocarla en un plato con papel de cocina para que escurra el aceite sobrante. Repetir la acción hasta acabar con la masa.
En otra sartén mezclar la miel, el azúcar y el agua; cuando rompa a hervir bajar el fuego e ir bañando las flores de una en una por las dos caras, escurrir e ir colocándolas en una bandeja.
Alternativamente también se pueden rebozar en azúcar y canela.

Molde para hacer las flores

Amarguillos

domingo, 17 de febrero de 2013



Las recetas originales de los Amarguillos, genuinamente asidonenses, no reflejan el uso de crema de boniato y sí, el empleo de unas almendras amargas, entre 8 y 24 de ellas por cada libra(460 grs.) de almendras dulces. La crema de boniato se incorporó de manera industrial a mediados del siglo pasado, por abaratar el producto y paliar la escasez de almendras amargas. Si no podéis conseguirlas, se puede utilizar aroma de almendras amargas o una cucharada de licor Amaretto, obteniendo un resultado similar al original.

Ingredientes:

250 gr. de almendra entera cruda
250 gr. de azúcar glas.
2 huevos tamaño L.
60 gr. de harina.
Unas gotas de esencia de almendra amarga

Elaboración:

Pulverizar la almendra en un robot junto al azúcar, no hace falta que quede demasiado fina. Llevarla a un cuenco, añadir los huevos, la crema de boniatos, la harina y la esencia de almendra amarga. Mezclar bien con una espátula. Meter la mezcla en una manga con una boquilla muy ancha y lisa (yo usé de boquilla un cortapastas de 3,5 cm de diámetro) Formar, sobre papel de hornear, cilindros de unos 4 centímetros de alto, para cortarlos no ayudaremos de un cuchillo. Luego con las manos humedecidas en agua le daremos dos pellizcos en la parte de arriba para darle la forma que vemos en la foto.
Hornear a 250ºC durante unos 4 minutos para que se doren un poco. Sacar y dejar enfriar antes de manipularlos. Ya fríos guardar en recipiente hermético.
Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Las más visitadas la última semana