Brownie al vapor

martes, 27 de julio de 2010


Este bizcocho, se ha tomado, desde su creación durante la merienda, y recientemente ha pasado a ser un postre con el inconveniente de su marcada sequedad. Para evitarlo han surgido los brownies poco hechos.

El violento calor del horno produce que las partes externas del pastel se queden secas y sacándolo antes de tiempo se consigue un corazón cremoso.

Después de investigarlo a fondo, he llegado a la conclusión que la solución radica en cocinarlo al vapor, consiguiendo una sorprendente textura jugosa en todo el conjunto.

Creo que el resultado representa el punto de inicio de una novedosa técnica de cocción, de consecuencias ilimitadas y tan importante logro puede representar una evolución definitiva en la elaboración de los bizcochos.

La receta ha sido adaptada de una tradicional para adecuarla a la textura que buscamos con el nuevo método de cocción.


Ingredientes:

6 huevos

300 gr. de azúcar

300 gr. de mantequilla

200 gr. de chocolate para postres

125 gr. de harina

200 gr. de nueces (o el fruto seco que os guste más)


Elaboración:

Prepararemos una cacerola amplia con tapadera para hacer la cocción a vapor. Tendremos que usar un molde que quepa en el interior y permita que la cacerola pueda taparse bien. El que he usado tiene las siguientes dimensiones: 25 x 16 x 5 cm, ajustándose perfectamente a estas cantidades. En la base ponemos algo que levante el molde para que no esté en contacto con el agua. Yo he utilizado unos cortapastas que me han dado la altura correcta.


Untaremos el molde con mantequilla y espolvoreamos harina para encamisarlo.


En un recipiente apto para el microondas ponemos la mantequilla y el chocolate; calentamos a media potencia y removemos a menudo hasta que esté bien disuelto, lo sacamos y evitamos calentarlo más de lo necesario. Reservamos aun lado, pues lo usaremos en unos minutos

Batimos en un cuenco los huevos con el azúcar; cuando estén espumosos, les agregamos cuidadosamente, la mezcla de mantequilla y chocolate que tenemos reservada. Cuando quede todo bien incorporado, añadimos la harina y mezclamos con cuidado. Por último agregamos los frutos secos.

Verter la mezcla en el molde y tapamos con papel de aluminio, procurando que quede hermético y no le pueda entrar el vapor. Ponemos el molde sobre los aros cortapastas del interior de la cacerola y la tapamos.

El agua ha de estar hirviendo, aunque suavemente. Lo mantendremos así durante unos 70 minutos. Sacamos con cuidado, quitamos el papel de aluminio y verificamos que el interior está cocido. Si no fuera así, reponemos el papel de aluminio y los dejamos a vapor unos minutos más.

Sacamos el bizcocho de la cacerola, lo dejamos enfriar y desmoldamos.


Debemos usar siempre guantes de cocina, al existir mucho riesgo de quemarnos con el vapor.

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Las más visitadas la última semana