Bacalao Mayeto

domingo, 29 de marzo de 2009



Uno más, de los mil y un métodos de elaborar el bacalao, pescado que ha dejado de ser un alimento de subsistencia para convertirse en uno de los más caros de llevar a nuestra mesa. Creo que es una de las preparaciones que mas aceptación puede tener entre los indecisos a este gádido. Buen provecho.


Ingredientes:


1 kg. de bacalao desalado.

1,5 kg. de patatas.

500 gr. de pimientos rojos.

8 dientes de ajo.

2 guindillas.

500 cc. de aceite de oliva virgen extra.

1 huevo

Sal.


Elaboración:


Calentar, en una cacerola ancha y baja, el aceite a fuego muy suave y dorar en él, los ajos pelados junto con las guindillas y cuando estén cocinados apártalos y reservar para uso posterior.

Pelar las patatas y cortarlas en rodajas gruesas, lavarlas muy bien y escurrirlas perfectamente. Cocinarlas en el aceite de haber frito los ajos, pochándolas a fuego lento hasta que estén tiernas. Habrá que hacerlas en varias tandas para que estén sumergidas en el aceite y no se nos rompan. Una vez cocinadas las pondremos en el fondo de una tartera de horno, y las sazonaremos con sal.

A continuación, freiremos los pimientos, lavados y cortados en cuadros grandes, disponiéndolos sazonados en la tartera sobre las patatas.

Por último y siguiendo a fuego suave cocinaremos los trozos de bacalao en el aceite, hasta que al presionar las hojas se separen en capas gelatinosas, esto nos dirá que está en su punto. Entonces los retiraremos y dispondremos sobre los pimientos, quedando la tartera con una primera capa de patatas, una siguiente de pimientos y una última de bacalao.

Esperamos a que se enfríe el aceite usado. Pondremos el huevo con los ajos fritos en el vaso de una batidora y con el aceite haremos una mahonesa, que sazonaremos con sal.

Cubriremos con esta salsa los trozos de bacalao y llevaremos la tartera a gratinar en el horno hasta que tenga un bonito color dorado.


Notas:


Se puede elaborar también con merluza, para los que rechazan el bacalao.

Es un plato de sabor agradable, aunque pesado, por ello, se procurará servir raciones medias o pequeñas.

Si se es partidario del picante, al hacer la salsa mahonesa, incorporar las guindillas en el momento de triturar los ajos con el huevo.

El nombre de este plato corresponde al éxito y sorpresa, que su creación produjo a un entrañable amigo, indeciso del bacalao y devoto de la mayetería roteña.


Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Las más visitadas la última semana