Roscos de vino

viernes, 5 de diciembre de 2008



Ingredientes:

800 gr. de harina.
400 gr. de almendra entera cruda.
300 gr. de azúcar.
60 cc. de anís dulce.
300 cc. de aceite de oliva.
300 cc. de Pedro Ximénez.
2 cucharaditas de canela.
1 puntita de clavo molido.
2 cucharadas de anís verde (Matalahúva)
35 gr. de ajonjolí (sésamo) tostado.
Piel de un limón.
Azúcar glas.

Elaboración:

Ponemos en un recipiente, a fuego suave, el aceite, la piel del limón

sin la parte blanca y el anís verde. Cuidando que no se queme y cuando la piel esté frita,

lo retiramos del fuego y dejamos enfriar.
En batidora de vaso, trituramos las almendras con el azúcar
hasta pulverizarlas, cuidando de no pasarnos de tiempo pues se nos harían aceite.
En un cuenco mezclamos la harina, las almendras pulverizadas, el anís, la
canela, el clavo, el vino, el ajonjolí, y el aceite con el anís verde y sin la piel de limón.
Amasamos todo muy bien. Cuando la masa esté homogénea estiramos con un
rodillo dejándola de un centímetro de espesor. Cortamos los roscos con
un cortapastas o vaso de unos 5 centímetros de diámetro, y el orificio del centro lo podemos sacar con un descorazonador de manzanas.
La masa restante la volvemos a amasar, estirar y moldear roscos

sucesivamente hasta que acabemos con ella.
En una placa de horno que habremos cubierto con papel de hornear, colocamos los roscos y llevamos a horno precalentado a 200º C hasta que estén dorados.
Los espolvoreamos abundantemente con azúcar glas antes que se enfríen.
Luego cuando estén fríos, impregnamos la base de los roscos con azúcar
glas y los envolveremos cuidadosamente con papel de seda.

Notas:

Se puede emplear cualquier otro vino dulce, considerando que su calidad será decisiva.
Los roscos al salir del horno no son duros, se endurecen al enfriarse.
Con el paso de los días y la influencia de la humedad, adquieren una textura menos crujiente.

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Las más visitadas la última semana