Morcilla de Hígado

sábado, 18 de abril de 2015



Esta receta, es una adaptación casera de la singular Morcilla de Hígado de la “Carnicería Armario” de Rota, un placer para los amantes de este embutido. Si no les apetece mancharse las manos, les invito a que se den un paseo por la localidad de Rota haciendo una parada en los puestos 13 y 14 del mercado de abastos donde pueden adquirir este preciado manjar,  y de camino no dejen de probar sus chicharrones, sencillamente espectaculares y de los mejores que he comido.
Aprovecho para agradecer sinceramente la ayuda, consentimiento de publicación e indicaciones que me han transmitido y han hecho posible la elaboración esta receta.

Ingredientes:
                     
1 kg hígado de ternera o cerdo.
650 gr. de tocino fresco.
400 gr. sangre de pollo (Mercadona).
12 gr. comino. 
6 gr. cilantro en semilla.
10 gr. pimentón de la Vera.
12 gr. ajo en polvo.
25 gr. sal.
1/2 cucharadita de pimienta negra.
Tripa para embutir.

Elaboración:

Pulverizar todas las especias con la sal en una batidora de vaso y reservar. Si se compran molidas no hace falta este paso.
En la picadora de carne con el disco grueso, picar el hígado, el tocino y la sangre. Mezclar con las especias molidas e incorporarlas muy bien.
Ahora colocar la tripa en la embutidora y empezar a embutir, ir amarrando muy bien la tripa y formar las morcillas. Aquí el proceso en la entrada de la Butifarra Chiclanera.
Pincharlas bien con una aguja fina de coser para que no se revienten al cocerlas. Poner una cacerola amplia con agua y esperar que alcance los 75ºC, luego añadir las morcillas. Vigilar el fuego para que la temperatura no supere los 75ºC, dejarlas cocer durante unos 45 minutos. Si se supera esta temperatura con este tiempo de cocción soltarán mucha grasa y se quedarán secas.
Una vez transcurrido el tiempo de cocción dejar escurrir muy bien. Luego una vez están frías ponerlas en una bandeja en el frigorífico y dejarlas que se vayan secando, girándolas cíclicamente para que se sequen por todas las caras y en un par de días se podrán comer. Conservar en nevera. Se pueden conservar una semana en frío

Notas:

Si se tiene acceso a sangre fresca de cerdo es la que se debería emplear, como sé que nos es fácil de conseguir yo la hago con sangre de pollo que se puede comprar en el supermercado.
La temperatura de cocción es para asegurarnos de que estén bien cocidas y no haya riesgos para la salud.

Para mi es preferible el hígado de ternera, me gusta más.

Pastel Ruso

martes, 31 de marzo de 2015


Ingredientes para el bizcocho:
200 gr. de azúcar.
200 gr. de almendra molida.
100 gr. de avellanas tostadas
320 gr. de claras. (8 unidades de huevos L )

Preparación:
Montar las claras a punto de nieve en una batidora con varillas. Añadir el azúcar y seguir batiendo un poco más para que se disuelva bien. Parar la máquina, añadir los frutos secos molidos y mezclarlos con una espátula en movimientos envolventes para que no se baje la mezcla. Rellenar con ella una manga pastelera y escudillar con una boquilla lisa sobre una bandeja con papel de hornear, cubriéndola entera. Meter 8 minutos en el horno precalentado a 180ºC. Dejar enfriar y cortar en dos.

Ingredientes para la crema:
250 gr. de leche.
200 gr. de mantequilla.
100 gr. de azúcar.
75 gr. de avellanas tostadas molidas.
75 gr. de almendras tostadas molidas.
20 gr. de maicena.
4 yemas de huevo.
½ vaina de vainilla.

Preparación:
Poner a cocer 200 gramos de leche en un cazo con la vaina de vainilla abierta. Una vez rompa a hervir, apartar del fuego y tapar. Dejar infundir unos quince minutos. Mezclar el resto de ingredientes, menos la mantequilla, y batir. Llevar al fuego de nuevo la leche a la que se le habrá retirado la vainilla y cuando empiece a hervir añadir el batido y sin parar de remover cocinar hasta que vuelva a hervir. Apagar el fuego, añadir la mantequilla fría cortada en daditos y remover enérgicamente con una varilla hasta su completa disolución. Extender sobre la superficie de una de las dos mitades del bizcocho y cubrir con la otra mitad como si fuera un sándwich. Espolvorear con azúcar glas.

Se conserva en la nevera, pero conviene sacarlo con anticipación a la hora de comerlo para que adquiera su textura ideal.
Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Las más visitadas la última semana